Agonía emprendedora: ¿cómo van a nacer empresas si los impuestos no paran de subir?

emprendedores-impuestos

“Más empleo, menos impuestos”. Era uno de los eslóganes con los queMariano Rajoy hizo campaña en 2011 y con los que, por tanto, ganó las elecciones. La fórmula parecía fácil y encajaba a la perfección con un ideario liberal: si un empresario paga menos impuestos, estará en condiciones de crear más trabajo.

Sin embargo, la realidad ha sido muy distinta, ya que la llegada del PP al Gobierno ha supuesto una sistemática subida de impuestos para todos los emprendedores que montan o mantienen una empresa en nuestro país.

En su momento se alegó las circunstancias excepcionales del país para aprobar estas subidas y se presentaron como ajustes temporales que serían desechos a la menor oportunidad. Sin embargo, no solo no llega esa menor oportunidad, sino que, de hecho, los impuestos a la actividad empresarial no paran de subir.

Un IRPF del 21% hasta 2015

El primer sustó llegó de mano de la subida del IVA, que tenía un daño colateral: por una parte, los emprendedores tendrían que pagar precios más altos a sus proveedores; por otra, tendrían que decidir entre reducir su apretado margen de beneficios o subir los precios de sus productos a unos consumidores que cada vez tienen menos dinero en la cartera.

Pero este no fue el susto más grande: lo peor llegó en julio del año pasado, cuando el BOE dio cuenta de una novedad que no había sido anunciada públicamente: la retención del IRPF, por entonces establecida en el 15%, subía hasta el 21%.

rajoy-mas-empleo-menos-impuestos

En realidad, la subida no era al 21%, sino al 19%, pero el Gobierno estableció de forma temporal una retención del 21% hasta finales de 2013. El 1 de enero de 2014, por tanto, la subida se quedaría en el 19% definitivo.

Sin embargo, este plazo ya no es válido: recientemente, el Consejo de Ministros aseguraba que la subida del IRPF se prolongaría a lo largo de todo 2014; un año más, por tanto, en el que las empresas y autónomos de nuestros país aumentan en seis tantos porcentuales sus retenciones y se ven condenados a ganar menos dinero neto aunque facturen el mismo bruto.

La última subida: impuesto de sociedades

Pero no ha sido el último golpe: pese a que Rajoy aseguró la semana pasada que no se iban a subir más impuestos, en realidad sí se ha hecho. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, incluía entre las nuevas medidas del Gobierno la “eliminación de algunas deducciones del impuesto de sociedades“.

Queda por saber qué deducciones serán las eliminadas, pero es evidente que una medida así se traduce de forma inmediata en una clara subida impositiva para las empresas españolas, que añaden, de este modo, una nueva piedra a una mochila emprendedora que cada vez pesa más.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>